Backstage Mirando Pa´ la costa


Sin mucha idea concreta de qué es lo que queríamos exactamente, pasamos un sábado de mañana (luego de una clase de canto de toda la banda junta) a buscar al fotógrafo, Gabriel García, que nos acompañó hasta algún paraje por la rambla, antes de Solymar. Bajamos, cerramos los autos... y una llave quedó adentro. Así que mientras uno volvía hasta el barrio a buscar la llave de repuesto hubo tiempo de sobra para sacarle fotos a perro, pájaros, músicos, y demás especies extrañas que pululaban por ahí. Apareció una pelota así que hicimos gala de nuestras habilidades deportivas, y en eso matamos el tiempo hasta que regresó el emisario con la llave, y un par de novias.


Así que ante la atenta mirada del fotógrafo, novias y amigos, empezamos a posar, intentando parecer lindos y serios, perro incluído, que entendió la consigna y colaboró con nosotros. Cuando vimos que ese tal vez no era el camino nos sacamos un poco de ropa, con ella la seriedad, y empezamos a saltar y correr por la arena haciéndole caso al niño que llevamos dentro mientras el ojo clínico del fotógrafo no dejaba escapar ni un gesto.


Y asi, helados y cansados, terminó la sesión. A partir de ahí todo trabajo de estudio, elegir las fotos, tocarlas un poquito, mandarlas al diseñador Daniel Prado para que le agregara su magia y pronto; habemus arte de disco!